jueves, 8 de enero de 2015

RESEÑA: BUSCANDO A ALASKA



Antes: Miles ve cómo su vida transcurre sin emoción alguna. Su obsesión con memorizar las últimas palabras de personajes ilustres lo lleva a querer encontrar su Gran Quizá (como dijo François Rabelais justo antes de morir). Decide mudarse a Culver Creek, un internado fuera de lo común, donde disfrutará por primera vez de la libertad y conocerá a Alaska Young. La preciosa, descarada, fascinante y autodestructiva Alaska arrastrará a Miles a su mundo, lo empujará hacia el Gran quizá y le robará el corazón...
Después: Nada volverá a ser lo mismo. 


Hazel: sin duda ha sido genial acabar el año con este libro y definitivamente se ha convertido en mi segundo favorito de John Green después de Bajo la misma estrella. ¿Lo que más me ha gustado?  Alaska. Es increíble como John Green ha trazado este personaje, el misterio que la rodea de principio a fin es lo que la hace mucho más interesante. Como siempre digo, la forma de escribir de este hombre hace que sus libros no se te hagan pesados, sino amenos y entretenidos. Este es el primer libro donde he decidido poner post-its en las frases que me han gustado, y he acertado al empezar con esta novela, pues ha tenido partes que realmente me han hecho reflexionar. Las últimas páginas son tal vez las que se me han hecho un poco más lentas y aburridas, pero aún así os recomiendo mucho esta lectura. No sé que puntuación poner, estoy entre 4'5 o 5 laberintos, pero yo creo que le voy a dar la puntuación total, porque se lo merece mucho. 



Este es un nuevo apartado de las reseñas, llamado "Beautiful Words" donde escribiremos las frases  o partes que más nos han gustado o que nos han hecho reflexionar del libro. 

- Ese es el misterio, ¿no? ¿El laberinto es vivir o morir? Pero ¿de cuál está tratando de escapar? ¿Del mundo o del final del mundo?

  - Alaska; página 32



- Vosotros fumáis para disfrutar. Yo fumo para morir. 
                                      -Alaska; página 64



-¡Dios mío!, no quiero ser una de esas personas que se sientan y hablan de lo que van a hacer. Simplemente voy a hacerlo. Imaginar el futuro es una especie de nostalgia.

-¿Qué?- pregunté.

- Te pasas toda la vida encerrado en el laberinto pensando en cómo vas a escapar de ahí y lo fabuloso que será; imaginar ese futuro te mantiene con vida, pero nunca escapas. Solo utilizas el futuro para huir del presente. 

-Alaska; página 77

-El laberinto no es la vida o la muerte.

-Ah. Entonces ¿qué es?

-Sufrimiento- respondió -. Hacer el mal y que te sucedan cosas malas. Ese es el problema. Bolívar hablaba sobre el dolor, no sobre los vivos y la muerte. ¿Cómo te escapas del laberinto del sufrimiento?

-Alaska; página 114


-Si las personas fueran lluvia, yo sería llovizna y ella, un huracán. 


-Miles; página 122


-La noche cae rápido. Hoy está en el pasado. 

-Alaska; página 123

¡¡¡¡¡ATENCIÓN LAS SIGUIENTES FRASES CONTIENEN SPOILERS!!!!!

-Los sueños son terribles. En mis sueños, ni siquiera parece ella. Ya ni siquiera me acuerdo de cómo era.
-El Coronel; página 199

-No hay razón para estar enfadado. La ira sólo distrae la tristeza que todo lo abarca, el sincero conocimiento de que tú la mataste y le robaste un futuro y una ida. Enfureciéndose no lo va a arreglar. Maldita sea.
-Miles; página 204

-Me pregunté si llegaría el día que ya no pensara en Alaska, me pregunté si podría esperar a que llegara el momento en que se convirtiera en un recuerdo distante, y la recordara únicamente por el aniversario de su muerte o quizá un par de semanas más tarde, recordando solo después de haber olvidado. 
-Miles; página 229

-No puedes convertirme en alguien diferente y luego irte. Porque yo estaba bien antes, Alaska. Estaba bien conmigo, con las últimas palabras y los amigos de la escuela, y tú no puedes venir, convertirme en alguien diferente y luego morirte.

-Miles; página 229

-Pues ella había personificado el Gran Quizá, me había demostrado que valía la pena dejar atrás mi pequeña vida por una más amplia, y ahora se había ido llevándose consigo mi fe en el quizá.

-Miles; página 229

-No puedes convertirte en una persona importante y luego morirte, Alaska, porque ahora soy irrecuperablemente diferente y siento haberte dejado marchar, sí, pero fue tu elección. Tú me dejaste sin quizá, atorada en tu maldito laberinto. Y ahora ya no sé si elegiste la manera derecha y rápida de escapar, si me dejaste así a propósito. Entonces, nunca te conocí, ¿o sí? No recuerdo, porque nunca lo supe. 
-Miles; página 230


Espero que os animéis a leer esta maravillosa historia!



2 comentarios:

  1. ¡Hola! Me alegro que hayas disfrutado de esta gran obra del señor Green. A mí también me gustó muchísimo. ¡Un beso!♥
    PD: Tienes una nueva seguidora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran libro :) Y muchas gracias!

      Eliminar

HummingbirdHummingbird